Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

Ecologizar la OIT

¿Qué hace la OIT para ser más ecológica?

La OIT ha estado incorporando la sostenibilidad medioambiental en sus operaciones y en su trabajo programático.

Noticia | 1 de noviembre de 2021
GINEBRA (Noticias de la OIT) – El enfoque de la COP26 está centrando la atención mundial en los riesgos del cambio climático y en el imperativo de la sostenibilidad medioambiental. El sistema de las Naciones Unidas está coordinando los esfuerzos internacionales para limitar las emisiones, y la OIT encabeza la Iniciativa de Acción Climática para el Empleo de las Naciones Unidas, para impulsar la acción climática y los empleos verdes.

Junto con el liderazgo político, la OIT también ha emprendido una serie de acciones concretas para mejorar su propia sostenibilidad organizativa, y lograr la neutralidad de carbono.

Los esfuerzos de la OIT forman parte de una estrategia más amplia dentro del sistema de las Naciones Unidas denominada Greening the Blue.

En 2007, el entonces Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, hizo un llamamiento a todas las agencias, fondos y programas de la ONU para que "se volvieran verdes". El objetivo era conseguir la neutralidad climática para 2020 mediante una combinación de reducción de emisiones y compensación.

Lanzada poco después, la iniciativa "Ecologizar la OIT" trabaja para mejorar el rendimiento medioambiental de la OIT midiendo su huella de carbono y poniendo en marcha acciones para reducir el impacto medioambiental de sus edificios y operaciones, tanto en Ginebra como en su red de oficinas nacionales.

Guiada por sus Planes de Acción de Sostenibilidad Ambiental de la OIT para 2018-21, la OIT ha implementado una gran cantidad de iniciativas para mejorar el desempeño ambiental de la OIT.

"La OIT está comprometida con la protección del medio ambiente y la reducción de sus impactos siempre que sea posible", dijo Els Brackenier, Directora del Departamento de Servicios Internos y Administración.

"Cada año, la sede y 48 oficinas exteriores completan un inventario medioambiental, bajo el paraguas de Greening the Blue. Este ejercicio no sólo cuantifica el impacto medioambiental de la OIT, sino que también ayuda a centrar nuestros esfuerzos para mejorar el rendimiento medioambiental. En varias áreas, la OIT ha acelerado estos esfuerzos hacia el objetivo de lograr la neutralidad climática".

Se ha adoptado un enfoque integral para mejorar la sostenibilidad y optimizar la gestión de los recursos, que va desde la renovación de los edificios hasta el tratamiento de los residuos, pasando por las políticas de adquisición y el uso de equipos informáticos.

Lograr la neutralidad del carbono

La OIT comenzó a trabajar en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2016, y calcula e informa anualmente sobre las emisiones de la sede y de las 48 oficinas externas. El objetivo es mejorar las operaciones de la Organización, haciéndolas más respetuosas con el medio ambiente. En 2020, por primera vez, la OIT confirmó que ha logrado la neutralidad en materia de emisiones de carbono, en consonancia con el objetivo fijado en todo el sistema de las Naciones Unidas de llegar a la neutralidad climática.

En la sede de la OIT en Ginebra se han aplicado varias medidas para reducir el impacto medioambiental, y las emisiones de carbono restantes se compensan mediante la compra de créditos de reducción de emisiones certificadas (RCE).

"La pandemia de la COVID-19 hizo que se tomara conciencia de la fragilidad de nuestro mundo y de nuestra economía", confirmó Moustapha Kamal Gueye, Jefe de la Unidad de Empleos Verdes de la OIT.

"Por lo tanto, es muy oportuno que hayamos logrado la neutralidad de carbono en la OIT, y seguiremos esforzándonos por construir un mundo y un lugar de trabajo más ecológicos y sostenibles".

Un edificio más verde y sostenible

Iniciada en marzo de 2015, la renovación de la sede de la OIT en Ginebra ha tenido como eje central la preocupación por el medio ambiente. El resultado de la renovación hasta la fecha ha sido un edificio más moderno, más seguro y más verde, que optimiza el uso de la luz natural y ahorra energía.

"Como parte de sus objetivos principales, el proyecto de renovación reducirá significativamente la energía utilizada para el funcionamiento del edificio y, junto con las medidas operativas, seguirá reduciendo la huella medioambiental de la OIT", señaló Mark Underhill, Director del Proyecto de Renovación del Edificio de la OIT.

Gestión de residuos y reciclaje

La gestión de residuos es un elemento clave en los esfuerzos de la OIT por mejorar la sostenibilidad medioambiental.

En la sede de Ginebra, se implantó un sistema centralizado de gestión de residuos con el fin de aumentar el reciclaje de los principales flujos de residuos. La Oficina Regional para Asia y el Pacífico, situada en Bangkok, fue aún más lejos: el edificio de la UN-ESCAP, donde tiene su sede la OIT, ha implantado una prohibición de los plásticos de un solo uso y ya no proporciona cubiertos desechables.

Sobre el terreno, 10 oficinas han participado en una iniciativa piloto para desarrollar y aplicar prácticas eficaces de gestión de residuos. Además, muchas oficinas de la OIT, incluida la sede, han puesto en marcha iniciativas de reducción de residuos, como las políticas de reducción de la impresión, la eliminación del plástico de un solo uso de los comedores del personal y el suministro de agua potable filtrada para que el personal pueda llevar sus propias botellas.

De lo impreso a lo digital

También se ha introducido una "política de papel inteligente", que abarca la producción y distribución de documentos en papel. Esto incluye:
  • En la imprenta de la sede de la OIT se instalaron más impresoras de alto rendimiento con un impacto medioambiental reducido.
  • La aplicación de planes de trabajo de rendimiento dio lugar a la reducción de los residuos de papel en la imprenta.
  • El uso de la correspondencia electrónica oficial aumentó un 37,5 por ciento en 2016, y un 41,3 por ciento en 2017.